Cómo limpiar vitrocerámica

Cómo limpiar vitrocerámica

La vitrocerámica es uno de los electrodomésticos más utilizado y práctico de la cocina. Todo un todoterreno que tiene que soportar un uso intensivo y continuado, con el añadido de que a menudo no sabemos cuidarla como realmente merece. Las manchas y la grasa incrustada, las ralladuras de ollas, cazuelas y sartenes y la pérdida constante de brillo son las huellas más evidentes de una limpieza incorrecta de nuestra vitrocerámica, así como indicios de cierta dejadez.

Pack KH-7 Vitro Cerámicas

Si este es tu caso, no te preocupes. KH-7 pone una solución eficaz al alcance de tu mano, KH-7 Vitro Cerámica. Un excelente aliado para conseguir eliminar la suciedad de la vitrocerámica de manera rápida y completa, además de evitar que se raye. ¡Te descubrimos cómo usarlo y consejos para cuidar tu vitro sin apenas darte cuenta!

Limpiar la vitrocerámica con KH-7: paso a paso

KH-7 Vitro Cerámica no puede faltar entre los productos básicos de limpieza para tu hogar. Un artículo de limpieza en formato crema que elimina de manera fácil y rápida incluso las incrustaciones de grasa más difíciles de quitar.

El poder desengrasante de las partículas KH-7 Vitro Cerámica y una fórmula elaborada con la tecnología más avanzada convierten este producto de KH-7 en uno de los mejores recursos para mantener la vitrocerámica como el primer día.

Para limpiar tu vitrocerámica con KH-7 Vitro Cerámica solo has de seguir estos sencillos pasos:

1Compra tu KH-7 Vitro Cerámica en tu tienda o supermercado de confianza. La compra de un producto específico para la limpieza y cuidado de vitrocerámicas es fundamental para alargar su vida útil y mantener un aspecto impecable.

2Antes de proceder a limpiar la vitrocerámica, asegúrate de que el bote está bien cerrado y agítalo bien.

3Aplica tu KH-7 Vitro Cerámica cuando la placa esté completamente fría y ve frotando suavemente el producto con un paño seco o papel de cocina.

4En las zonas en las que la suciedad se resista será necesario recurrir a una rasqueta. Pásala siempre de forma suave, sin hacer fuerza en exceso. La crema ayuda a desprender y ablandar las incrustaciones, siendo necesario solo una ligera presión para arrastrar toda la suciedad con la rasqueta.

5Dejamos pasar unos minutos para que actúe bien la crema, procederemos a aclarar la vitrocerámica con un paño suave y algo humedecido.

6Por último, secaremos la superficie con un paño seco e igualmente suave. En esta última fase aprovecharemos para sacar brillo a nuestra vitro y dejarla como nueva.

Consejos para mantener tu vitrocerámica limpia

Ahora que ya sabes cómo limpiar tu vitrocerámica para dejarla impoluta, vamos a ofrecerte una serie de consejos para su cuidado.

  • Utilizar siempre los productos y útiles adecuados. Hacerse con una buena rasqueta y evitar el uso de productos abrasivos sobre la superficie cerámica es una de las prácticas básicas para evitar que la vitrocerámica se deteriore.

  • No usar estropajos. Aunque algunos estropajos son suaves, la mayoría pueden terminar por rayar la superficie de la vitrocerámica. En mejor recurrir a bayetas suaves o papel de cocina.

  • Retira las manchas inmediatamente. Si se te ha caído líquido o derramado azúcar o cualquier otro producto que pueda quedarse pegado e incrustado sobre la vitrocerámica, retíralo cuanto antes ya que es más sencillo eliminar esos restos cuando aún no se han endurecido.

  • Sé constante en la limpieza de tu vitrocerámica.

  • Usa un menaje de cocina adecuado para vitrocerámicas.

  • Además de limpiar con KH-7 Vitro Cerámica, también puedes optimizar la limpieza con productos naturales como el vinagre, unas gotas de zumo de limón o un cubito de hielo para ayudar a desincrustar las manchas más difíciles.

FacebookTwitterLinkedIn

Consejos de limpieza con Laura López

keyboard_arrow_up